LA INDIFERENCIA DEL MUNDO

La proclamada pérdida de las ideologías es un síntoma que identifica a las nuevas generaciones. El pensamiento único y la militancia social de los años setenta fueron reemplazadas por la doctrina del individualismo supremo. El nuevo modelo encuentra en la globalización al gran impulsor del egoísmo a ultranza. Con un golpe de control remoto se pueden conocer las dictaduras más sanguinarias o las masacres a inocentes como si se tratara de una ficción televisiva. Pero hubo una época no muy lejana en donde la gente llegó a dar la vida por una creencia. En la revista Vanity Fair se puede ver una colección de fotografías que hablan de aquellos tiempos de coraje y la valentía. Venite.

A modo de recorte, seleccionamos las ocho tomas que nos resultan más significativas. Algunas, como el linchamientos a la gente de color, sirve para demostrar porqué el consenso de la minoría financiera no puede convertirse en ley. Pasando por la destrucción del zepelin, el desafío supremo de la ciencia ficción: un medio económico y masivo que viaja por las nubes. Hasta el atentado a las Torres gemelas, el golpe máximo que recibió la patria capitalista.

Podés comentar cuáles son las que más te pegaron. Eso sí, no son aptas para escéptico, blandos e incoloros. En el sitio de la revista se pueden ver las restantes. Muy recomendables.

1 comentario:

C.E dijo...

Más que opinar sobre las imagenes, nobleza me obliga a repudir el caradurismo hipócrita de esa revista. El hecho de que una revista semejante publique esas imágenes es, para mí, un simple síntoma de lo que decís: la relativización absurda de todo, la muerte de la capacidad de rebelión de los pueblos, la atomización y todas esas porquerías que padecemos a diario los habitantes del mundo capitalista. He dicho

Beso

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras