PATRONA DE LOS FREAKS

La propia Diane con uno de sus retratosLa realidad es un barco a la deriva en el que navegan criaturas aberrantes y bellezas sobrenaturales. Algunos flotan a contrapelo de la corriente y otros se dejan llevar por las olas. Aunque todos sufren las adversidades del destino, se complacen con las mismas caricias y son capaces de asesinar antes de ser olvidados. Aquellos que dejaron de soñar, que fueron abandonados en un rincón, que perdieron la elasticidad de la sonrisa, forman parte de la legión de espectros que escogió la fotógrafa Diane Arbus para mostrar al mundo aquello que no estaba dispuesto a ver, porque le recordaba sus propias miserias. Su historia y una selección de fotos, aquí nomás.

Muchos de los acontecimientos y algunos pasajes que aparecen en esta historia, pertenecen a la biografía escrita por Patricia Bosworth, que también sirvió de inspiración al filme Fur (2006), protagonizado por Nicole Kidman y Robert Downey Jr..

En 1923 nacia Diane Nemerov (recién al casarse adoptaría el apellido de su esposo) criada en el seno de una familia acomodada, que se dedicaba al comercio de pieles. A pesar de ser una niña consentida, nunca se sintió del todo cómoda con el lujo y la opulencia que destilaba su piso de la Quinta avenida.
A los catorce conoció a Allan Arbus, un muchacho cinco años mayor que ella con quien se casó luego de cuatro veranos de noviazgo. Aunque los padres deseaban un mejor candidato para su hija, terminaron por aceptar al yerno. El joven Allan la inició en los misterios de la fotografía y en el vicio de la masturbación. Al parecer, encontró el complemento perfecto para sus fantasías exhibicionistas. Diane solía tocarse con las ventanas abiertas para que las luces de la ciudad de New York iluminaran su placer.


En los años cuarenta, el matrimonio se dedicó a las imágenes de moda y colaboró con varias revistas como Esquire, Vogue y Harper’s Bazaar. No conforme con ser la asistente de su marido, Diane tomó clases particulares con la fotógrafa austriaca Lisette Model, algo que repercutiría negativamente en su relación de matrimonio. A los treinta y seis años, con una hija de cinco (Amy), y otra de catorce (Doon), se distanciaba de un hombre con el que había convivido veintidós años para iniciar su
su carrera profesional.

Desde sus inicios se sintió atraída por
los laterales: fenómenos de circo, junkies, travestidos, proxenetas, deficientes mentales, familias disfuncionales, prostitutas. En un reportaje Arbus comentó"Quiero fotografiar todas las ceremonias dignas de consideración de nuestro presente porque, mientras vivimos el aquí y el ahora, tendemos a percibir únicamente aquello aleatorio, estéril e informe". Y más adelante apuntaba "Estos son nuestros síntomas y nuestros monumentos. Deseo preservarlos simplemente porque todo aquello que es ceremonioso y curioso y corriente llegará a ser legendario."

En aquel entonces
el fotoperiodismo era la tendencia de moda. La imagen como un recorte de la existencia. Los grandes talentos de la época eran Cartier-Bresson y Elliot Edwin y asomaban otras jóvenes promesas como Irving Penn y Richard Avendon. Pero Diane Arbus fue un paso más allá. Siempre en blanco y negro, su logró fue hacer que los personajes miraran directo a la cámara para que el flash revelara sus imperfecciones. Y aquello que en la oscuridad simula normalidad al contacto con la luz horroriza. Su intención era producir en el espectador "temor y vergüenza". Fue Pionera del flash de relleno (flash diurno).
Su aspecto era muy descuidado, algo que inspiraba confianza en sus modelos.
Se acostaba tanto con hombres como con mujeres. En algunas ocasiones hasta tuvo sexo con muchos de los monstruos a los cuales retrató. Fue especialista en plasmar orgías y campos nudistas. A pesar de que la reputación artística su situación financiera era decadente. Las editoriales no estaban dispuestas a mostrar semejante galería de extravagancias en las páginas de sus revistas.


En 1971, luego de una
larga depresión, decidió quitarse la vida. Aunque jamás aparecieron las fotos, el rumor indica que sacó varias tomas de ella misma en la bañera mientras se desangraba, rodeada por barbitúricos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hizo retratos de algunas celebridades como Norman Mailer, Mae West, Jorge Luis Borges. Muy bueno.
Norma

Marcel Celmar dijo...

Sí, es cierto. Te agradezco el aporte.

Anónimo dijo...

qué agradeces el aporte cara dura, lo copiaste todo

Anónimo dijo...

jajajaaj que risa "caradura ,lo copiaste todo "

gabriela dijo...

Me volvio loca ver esta genio de la foto, y me enorgullese como mujer ver mujeres que no teman a nada y vayan alla donde otras hoy todavia no nos animamos. Genial

Anónimo dijo...

un tercer ojo chiquitito que te sale arrugadito, del ojete de atrás. copia copia. así cualquiera redacta un blog.

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras