EL OFICIO DEL SONIDO

El luthier es un artesano que se dedica a inventar o reparar artefactos musicales. Aunque la acepción francesa del término «luthérie» hace referencia a quien ajusta instrumentos de cuerda, el concepto se extiende a cualquier artífice que se entrega a la fabricación de dispositivos sonoros. Este oficio que despuntó durante el Renacimiento, encontró su apogeo en la ciudad de Cremona, Italia y logró perpetuarse en profesión gracias a la dinastía Stradivarius, Guarnieri, Amati, todos ellos grandes violeros. El propósito de estos hacedores fue practicar modificaciones a los instrumentos convencionales para experimentar nuevas cadencias. Aquí nomás, algunas rarezas que si bien no parecen muy funcionales, alcanzan un registro bastante armonioso.

para ver másArmónica de cristal. Está compuesta por una serie de recipientes de cristal organizados de mayor a menor sobre un eje paralelo que al ser accionado por una pedalera, hace que las pocillos rueden. Para alcanzar ese sonido cristalino, mientras estás cazuelas giran, hay que rozarlas con las yemas de los dedos humedecidas. Este artefacto fue perfeccionado por Benjamin Franklin en 1761 y tanto Mozart, Beethoven como Richard Strauss, compusieron piezas para ser ejecutadas con este trasto. En muchas partes de Europa fue prohibido por que se suponía que causaba locura, depresión y muerte por envenenamiento.

para ver másGuitarra habanera. Su caja de resonancia es un estuche de habanos cubanos, aunque puede ser confeccionada con embalajes menos lujosos. Su origen se remonta a los Estados Unidos, en los estados de Mississippi, Louisiana, Georgia o Alabama, donde los esclavos que trabajan en las plantaciones de algodón, tabaco y maní, utilizaban herramientas caseras para fabricar sus primeras guitarras, que más tarde, dieron origen al género del blues. Entre los bluseros que utilizaron este particular instrumento se cuentan: Blind Willie Jonson, Lightnin Hopkins, Albert Collins, George Benson, Fenton Robinson, Albert King, entre otros virtuosos.

para ver másArpa giratoria. La phonoharp es un instrumento que combina la encorsetada lírica decimonónica con la autonomía moderna del DJ. Fue diseñada por el compositor Walter Kitundu y es ideal para quienes realizan improvisaciones en vivo. En realidad, se trata de una bandeja de discos con veintisiete cuerdas de nylon, tensadas en un rango de cinco octavas. El sonido del útil es similar al koto japonés. Para repicar sus cuerdas se pueden utilizar los dedos o cualquier aparejo en forma de púa.

para ver másRueda de mandolina. Elaborada por Ken Butler, este artista de vanguardia proyecta instrumento que se basan la forma del teclados y la guitarra. Muchos de los objetos que diseña tienen una función estética y sólo unos pocos pueden ser ejecutados. Para materializar sus invenciones, Butler recicla toda clase de elementos. Desde armas, linternas, tableros de ajedrez, respaldos de asiento, botas, manuales, a los que les agrega un mástil sobre el que va adosado el diapasón y posteriormente, las cuerdas de la mandolina.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

esto esta muy bien

Luthier dijo...

http://cancerberoluthier.blogspot.com/

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras