DE A TRES

un triangulo pasionalCon toda la polémica y la expectativa que despiertan las películas de Woody Allen, su aporte para el año en curso es Vicky Cristina Barcelona. Siguiendo el trazado de El sueño de Cassandra (2007), su filme anterior, para esta ocasión borró el tono de comedia que lo caracteriza y en lugar de su repetido arsenal de sainetes decidió apostar por un drama pasional, en donde no abunda la risotada ocurrente ni tampoco la ansiedad policial. Además de un argumento sobrio pero entretenido, el gran mérito del hijo de Manhattan reside en la dirección de actores. Los tres protagonistas lucen convincentes; acaso inspirados por los parlamentos desprejuiciados logran despegarse de su ego actoral para entregarse a sus personajes.

Una peligrosa tendencia o un curioso método de financiación que aparece en ciertos filmes como Escondidos en Brujas (2007) de Martin McDonagh, es la propaganda turística disimulada dentro del metraje. Y si bien la mirada que Woody realiza de la cuidad de Oviedo, los diseños del arquitecto catalán Antoni Gaudí y las esculturas de Miró en la cuidad condal, no desentonan con la estética general, hay un excesivo interés por el paisaje que no resulta cómodo al espectador más aprensivo. Será mejor decirlo ahora y no esperar a que en un futuro, se pueda contratar un paquete vacacional desde la propia sala de cine.

De qué va. Cristina (Scarlett Johansson) y Vicky (Rebecca Hall) son dos turistas norteamericanas que llegan a Barcelona a pasar la temporada de verano. Hasta que conocen a Juan Antonio (Javier Bardem), un pintor con mucho encanto que sigue cautivado por María Elena (Penélope Cruz), su antigua pareja.

Al hueso. En Vicky Cristina Barcelona no estamos Mientras Penélope Cruz (María Elena) masajea a Javier Bardem (Juan Antonio), Scarlett Johansson (Cristina) disimula los celosante el típico producto de la factoría Allen, donde un talento frustrado (puede ser él mismo o un alter ego) acumula penas y desamores a lo largo de 90 minutos de parodia. Tampoco es una obra lúcida, que ofrezca múltiples puntos de reflexión. Si embargo, uno puede reconocer el sello de su autor, aunque nadie haya informado que se trata de una película suya.

Desde lo formal, recurrió nuevamente a la idea de cuento animado o teatro cinematográfico, donde una voz en off (la de Christopher Evan Welch) va narrando los acontecimientos. Un recurso que le sirve para saltar de una escena a otra con total prolijidad. Los puntos más altos van por el lado de la producción, donde todos los detalles están cuidados y no se trasluce esa falta de compromiso que caracterizan a La primicia (2006) y La maldición del escorpión de jade (2001).

En definitiva: Un guión que no brilla por su ingenio pero tampoco permite que decaiga la atención. Algo que sus seguidores van a agradecer.

Score 6/10 Vicky Cristina Barcelona

TITULO: Vicky Cristina Barcelona
ESTRENO: 5 de febrero (En Argentina)
ORIGEN: España y Estados Unidos
AÑO: 2008
DURACION: 96 minutos
DIRECTOR: Woody Allen
REPARTO: Javier Bardem (Juan Antonio), Patricia Clarkson (Judy Nash), Penélope Cruz (María Elena), Kevin Dunn (Mark Nash), Rebecca Hall (Vicky), Scarlett Johansson (Cristina), Chris Messina (Doug), Zak Orth, Carrie Preston, Pablo Schreiber.
GUION: Woody Allen
PRODUCCION: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Gareth Wiley
FOTOGRAFIA: Javier Aguirresarobe
SITIO OFICIAL

1 comentario:

Sil dijo...

Muy acertada tu crítica.

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras