FORENSES

el cuerpo forense del Metropolitan University Medical CenterEl propósito de los médicos de una morgue y los peritos policiales es muy similar, su objetivo consiste en resolver un enigma. Para llegar a la verdad, estas profesiones utilizan métodos afines. En ambos casos, el metier se resume en la observación directa, la recolección de pistas y el poder de la intuición. Pero mientras los detectives supervisan la escena del crimen y su jurisdicción es la metrópoli, los forenses analizan lo que en la jerga se conoce como el cuerpo del delito y su campo es el laboratorio. Sobre necropsia, disección y otras mutilaciones se ocupa Pathology.

La motivación de ver un filme clase B (entendiendo como tal, una producción comercial sin figuras de relieve, con un director sin experiencia y un presupuesto acotado) es comprobar la entereza de su realizador. Así, los que guardan menos escrúpulos embarran la cancha de entrada y no piden disculpas por su elección. Están los ambiguos, que son los más frecuentes, esos que mantienen el pulso firme durante 80 minutos y en los últimos diez se desbarrancan sin perdón. Y también existen las sorpresas, que por cierto no abundan, y corresponden a quienes logran plasmar un producto decente, salpicado con algunas intermitencias.

Si hubiera que colocar al ignoto Marc Schoelermann de Pathology en una posición, esta sería la tercera, es decir, la de aquellos que logran un resultado decoroso. Si bien el prudente de Schoelermann amaga con perder el control del volante en cada curva, es acaso la exageración llevada hasta su punto límite lo que confirma su audacia. Aunque se debe reconocer que, salvo algunos tropiezos más que disculpables, el tipo logra conservar la integridad del motor hasta el minuto final de la carrera.

De qué va. Un grupo de residentes, para probar su capacidad de deducción, inician una competencia bastante riesgosa, en donde deberán poner en juego algo más que su título universitario.

Al hueso. Las historias de los médicos forenses es una temática con mucha miga en el medio. el profesor junto con sus mejores alumnos estudian un cadaverPero decir esto no es descubrir el hilo negro, hay miles de series en circulación, desde la legendaria Quince, hasta
CSI (que viene en tres sabores: Miami, New York y Las Vegas), Cold Case o HouseM.D., que con gran apoyo del público, se dedican a explotar esta temática.
Entonces, para competir con una tira semanal hay que mostrar algo distinto. La estrategia que utiliza Pathology es el regodeo visceral. Así, en una de las primeras tomas se muestra el torso abierto de una víctima y varios médicos practicando la autopsia. Si este es el comienzo no se quieran imaginar lo que sigue. Y aquí es donde aparece la muñeca de Schoelermann, para evitar que el filme se convierta en una carnicería despiadada.

En definitiva. Una historia entretenida, acaso demasiado explícita desde lo anatómico, con intriga, suspenso y un desenlace que, sin ser nada del otro mundo, descoloca.
Score 6/10

TITULO: Pathology afiche de Pathology
ESTRENO: sin fecha en la Argentina
ORIGEN: EE.UU.
AÑO: 2008
DURACION: 93 minutos
DIRECTOR: Marc Schoelermann
REPARTO: Milo Ventimiglia (Ted Grey), Alyssa Milano (Gwen Williamson), Michael Weston (Jake Gallo), Lauren Lee Smith (Juliette Bath), Dan Callahan (Chip Bentwood), Johnny Whitworth Griffin Cavenaugh), Mei Melancón (Catherine Ivy)
GUION: Mark Neveldine, Brian Taylor
MUSICA: Johannes Kobilke, Robb Williamson
FOTOGRAFIA: Ekkehart Pollack
SITIO OFICIAL




1 comentario:

Anónimo dijo...

de fany es muy imteresante todo eso la forma en k se expresan es muy interesante y cuando termine de estudiar voy a ser medico forense y gracias de parte mia y la de todos k ayan visto este articulo por k es muy interesante y no me canso de decirlo adios y felicidades a todos lo k hagan estas profesion adios

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras