PAREDES QUE HABLAN

Pintada en la ciudad de Berlin, BackJump, 2007

El arte puede ser expresado a través de diferentes materiales y sobre cualquier tipo de superficie. Desde una hoja de papel con un garabato, un grano de arroz entallado o un espacio público con graffities. Así, el artista italiano llamado Blu, viaja por las distintas capitales del orbe para dejar su sello personal en muros y fachadas de edificios. Uno de sus trabajos más curiosos fue bautizado con el título de Muto y su escenario fueron las calles de Buenos Aires y la ciudad suiza de Baden.

Para llevar a cabo está pared animada [ver video], Blu
recurrió al aerosol, una cámara fotográfica y la posterior edición de video, donde se le imprimió la técnica de Stop Motion. Las tomas exteriores le demandaron un mes de pintadas, con un ritmo que fluctuaba entre 8 y 10 horas diarias. Las fotos las tomó el mismo sin necesidad de un trípode. Otras de las herramientas que se valió fueron tachos de pintura, pinceles y una escalera de gran tamaño. Algunos de los gráficos que componen a Muto pueden ser vistos en la central eléctrica de Zapiola y Matienzo, la barrera de Mariano Hacha y, el playón ubicado en Avenida Monroe y la vía. La música es de Andrea Martignoni y la producción de Mercurio Film.



MUTO a wall-painted animation by BLU from blu on Vimeo.

Pero lejos de ser un artista subterráneo, Blue es un grafitero con chapa. Tal es así que realizó una exposición en las afueras del museo
Tate Modern, en Londres. Sobre sus obras se han escrito muchos artículos y también, se filmó un documental sobre sus viajes por el mundo, llamado Megunica, dirigido por Lorenzo Fonda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras