EL ARTE CIENTIFICO

Cien años atrás el futuro era algo inmenso, misterioso, todo por descubrir. Fue por aquel entonces que el biólogo alemán Ernst Haeckel publicó su tratado gráfico llamado Kunstformen der Natur (Obras de arte de la Naturaleza). El mismo estaba constituido por una serie de grabados a mitad de camino entre el arte, la biología y las especulaciones científicas. La obra en su conjunto consta de cien ilustraciones en las que se representan varios tipos de organismos y fue gestada entre 1899 y 1904. Lo interesante del caso es que este volumen incunable, hoy puede ser recorrido en un sitio que rinde homenaje a sus exóticas criaturas.

Lo cierto es que Haeckel era un confeso admirador de Darwin y fue así que este ilustrados de la ciencia se ocupó de difundir la Teoría de la Evolución por todo el reino teutón. Sus dibujos casi cubistas lograron gran repercusión no sólo en el campo de la biología evolutiva, sino también en el arte, la arquitectura y el diseño de principios de siglo XX. Entre los artistas que no ocultaron su admiración por su estilo, se incluyen René Binet, Karl Blossfeldt, Hans Christiansen y Émile Gallé. A continuación, algunas de sus visiones más fabulosas.




10 comentarios:

Anónimo dijo...

muy clara la informacion y entendible :) me gusto mucho :) claroo y entendible

Anónimo dijo...

yo kisiera saber si esto tiene ke ver con el arte como ciencia

Anónimo dijo...

no entendí nada

Anónimo dijo...

pues esta arte esta bien padre no pues waaauu

Anónimo dijo...

NO ENTENDI NI J YO BUSCO CONCEPTO NO HISTORIA

Anónimo dijo...

esta super wueno la informacion...

Anónimo dijo...

ni eniendo!!!!!!!!!!!!!!

Rocio De la Rosa dijo...

Me encanta la idea creo que alfinal de cuentas habrá que cerrar la brecha entre ciencia y arte, y encarar al arte como una forma de expresion cientifica y de curiosidad y a la ciencia como plagado de arte,,,,

Erika nunez de jesus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Erika nunez de jesus dijo...

erika

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras