POR EL MUNDO

Como todos los años, se celebra en la ciudad francesa de Perpiñán (Pirineos Orientales) el mayor festival internacional de fotoperiodismo conocido como Visa pour l’Image. En este certamen internacional se presenta una selección de los mejores reportajes fotográficos del año. El jurado está integrado por directores de imagen de los medios más prestigiosos del mundo. La muestra número 20 se desarrolla entre el 30 de agosto al 14 de septiembre de 2008 y entre las temáticas que abarca se cuenta: guerra, naturaleza, medio ambiente, pueblos, religiones, hechos de sociedad y grandes lacras de nuestro tiempo. A un paso del clic, una selección de los finalistas del año anterior.

El gran desafío que encuentra su director general, Jean-François Léroy, es “escapar a la uniformidad y el peligroso viraje hacia la información rosa”, algo que en fotografía se traduce como una superabundancia de retratos, "carentes de reflexión e imaginación". En esa peligrosa distorsión que los principales medios realizan de la realidad, se preocupan por exhibir a la miseria en primer plano, olvidando el contexto que la origina. En referencia a este enfoque, Léroy opina que “son apenas pobres galerías de rostros, y una suma de retratos no cuenta una guerra”.


Biloxi, Mississippi. Centenas de personas evacuaron las ciudades situadas en la costa del Golfo de México. Dillian Chancey es un niñito de 7 años que escapó junto con sus padres a las embestidas de Katrina. Biloxi fue uno de los pueblo más castigados por el huracán.


Tanzania. Dos hilanderas (Rukia Ibrahim y Ferhla Yahaya) trabajan como operarias en la compañía A-Z Textiles Mills LTD, ubicada en Arusha, Tanzania. Su trabajo consiste en remover aquellos hilos que se atoraron en las bobinas gigantes.

Gujiao, Shanxi, China. Para desempeñarse como mineros, los granjeros llegan a Gujiao desde las regiones más pobres de China. El pago mensual que reciben los trabajadores es de unos 150 Euros por mes, sin niguna cobertura social, si seguro por accidente.

Bulgaria. Un grupo de jóvenes se arrojan a las aguas heladas del Lago Sofia, en Epiphany para tratar de atrapar la cruz. Según la creencia popular, aquel que logre conseguir el crucifijo, gozará de buena salud durante todo el año.

1 comentario:

Pablo Corletti dijo...

Me gusta estéticamente y además es de una expresividad increible la foto de Tanzania.
Muy buena la nota!!

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras