VOLVER AL PASADO

La misteriosa figura con el rostro vendadoEn teoría, los desplazamientos temporales pueden practicarse en dos direcciones: el porvenir o hacia lo ya acontecido. En ambos casos, la motivación del explorador es modificar sucesos consumados o que están a punto de definirse. Desde la óptica científica no existe algo que impida cumplir estos trayectos. En particular los viajes al pasado, ya que no contradicen las leyes físicas fundamentales como el principio de conservación de la energía o el segundo principio de la termodinámica. Apoyado en esta premisa transitoria, Los cronocrímenes del español Nacho Vigalondo ofrece una interesante combinación de géneros y situaciones.

Aunque el filme se destaca por una austera puesta escénica, su presupuesto modesto y un reparto sin pretensiones, su recorrido triunfal por diferentes festivales internacionales -fue premiado en Amsterdam, Austín y Philadelphia- y el hecho de que Tom Cruise haya adquirido los derechos para realizar una remake en Hollywood, despertó enormes expectativas entre el público que tuvo que aguardar cerca de un año hasta su estreno definitivo en las salas comerciales.

De qué va. Una pareja se está acomodando en su nueva vivienda de campo. Mientras la esposa parte al pueblo a conseguir algo para cenar, el hombre empieza a investigar los alrededores con sus binoculares. Entre la espesura del monte descubre lo que podría ser un asesinato o una violación.

Héctor, protagonista del filme, acaba de sufrir un accidenteAl hueso. Si hay algo que se destaca en la obra de Nacho Vigalondo es el ritmo constante de la historia, que se sostiene de principio a fin gracias al empuje de un guión muy elaborado, que no permite distracciones o bostezos. Este filme de ciencia ficción con toques de suspenso y unas gotitas de humor negro, comparte esa idea de eterno retorno que alguna vez insinuó Lost Highway (1997) de David Lynch, fue llevada al límite por Harold Ramis en Groundhog Day (1993) y encontró una curiosa vuelta en Lola rennt (1998) del alemán Tom Tykwer.

Pero a diferencia de estas tres obras maestras del género, lo que le falta a Los cronocrímenes para acceder a dicho pedestal es el desarrollo de un desenlace convincente. Aunque la idea que procura transmitir se llega a interpretar, resulta insuficiente para una trama tan directa. Dejando la vaga sensación que fue una decisión precipitada o acaso improvisada.

En definitiva. Entretenido y muy bien logrado. El cine español demuestra una vez más que para abordar el género fantástico, con buenas ideas y destinado al gran público, no se necesitan efectos fabulosos ni figuras rutilantes.
Score 7/10
Afiche
TITULO: Los cronocrímenes
ESTRENO: Sin fecha en la Argentina
ORIGEN: España
AÑO: 2007
DURACION: 90 minutos
DIRECTOR: Nacho Vigalondo
REPARTO: Karra Elejalde (Héctor), Bárbara Goenaga (chica), Nacho Vigalondo (chico), Candela Fernández (Clara).
Producción: Esteban Ibarretxe, Javier Ibarretxe y Eduardo Carneros.
GUION: Nacho Vigalondo
MUSICA: Chucky Namanera
FOTOGRAFIA: Flavio Labiano
MONTAJE: José Luis Romeu.
SITIO OFICIAL


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras