CAZA VAMPIROS

El folklore de los vampiros se inició con las primeras caravanas de gitanos que atravesaron los montes Cárpatos y trajeron a Eslovaquia el mito de seres anochecidos que se alimentaban con la sangre de sus semejantes. En 1431 estás tribus nómadas se cruzaron hasta Rumania para establecerse al norte de Transilvania. La leyenda de esta raza con prominentes colmillos y poderes de ultratumba fue enriqueciendo la mitología de los Balcanes y de allí se propagó al resto de Europa. El miedo que causaban estas criaturas demoníacas entre los habitantes fue tal, que en mercados y conventos se vendían unos pertrechos para repeler ataques. Algunas de las reliquias mata vampiros, en un clic.

Este arcón de caoba custodia una pistola de un solo disparo, balas de plata, harina de ajo, una daga de azogue, una cruz de ébano, una clava con una estaca de madera, un suero especial y otros elementos más. Las municiones fueron confeccionadas por el armero belga Nicolas Plomdeur.

El estuche es una suerte de kit de supervivencia para aquellos individuos que se desplazan por el este de Europa durante largas travesías. El cofre contiene los siguientes adminículos: balas elaboradas con plata pura, brotes de ajo, azufre en polvo, estacas de roble, crucifijo de marfil, manual de instrucciones. Varios frascos con especias purificadoras. El equipo fue subastado en el año de 1851 en una exposición en la ciudad de Londres.

Según algunos tratados de la época, como el volumen confeccionado por el profesor Blomberg, la estaca debe ser de un rosal silvestre, álamo o fresno. En lugar de utilizar cualquier otro tipo de madera, el mejor reemplazo es un hierro al rojo vivo. En sus páginas se recomienda revestir un muro de la cripta con espejos para que el bicho no vuelva a levantarse. Las primeras víctimas del vampiro serás sus familiares próximos, luego sus vecinos y demás habitantes del pueblo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

manueljesusjaimelopez
llocasovampirosposavoquieromariti

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras