OSCURA ELECTRICIDAD

Aunque suene a invento moderno, el Synth Pop es un género que ya tiene sus añitos. Su origen se remonta a principios de los 80’, donde debutó con el nombre de New Wave. En los 90 se mezcló con la resaca del Post punk y el Glam rock y evolucionó al Tecno Pop. Acaso uno de los grupos más representativos de la actualidad sea Ladytron, quien está a punto de editar su cuarto disco, titulado Velocifero (2008).

A este cuarteto de Liverpool que bajó su collage con todos los discos y simples de Ladytronnombre de un tema de Roxy Music, le cuesta subir a un escenario y cuando lo hacen, se enfundan en trajes oscuros, para que el público no se distraiga con algo tan superfluo como la vestimenta. Su pasado data de 1998, cuando Reuben Wu y Daniel Hunt se cansaron de pinchar discos por el mundo y decidieron establecer una marca propia. Sobre la marcha se colgaron del micro las voces, Helena Marnie y Mira Aroyo, una DJ búlgara que conocen en un viaje por el este de Europa.

De su escueto menú, el mejor plato para quienes buscan una suculenta entrada es Witching Tour (2005), un disco que escapa de la oscuridad para reincidir en la melancolía, siempre acompañado por sus cuatro sintetizadores Korg, uno para cada miembro, que le dan ese sonido que algunos califican como Electroclash. En cuanto a su lanzamiento más reciente, todavía no maduró lo suficiente como para encasillarlo. Sí se puede afirmar que el sonido, con la herrumbre que orilla cada composición, viene con bastante voltaje. Lo más firme The Lovers (con olor a Bauhaus), lo más blandito Tomorrow (con aroma a Pet Shop Boys) y el corte de difusión Black Car (con un parentesco de Kraftwerk)
se puede palpar aquí.

2 comentarios:

rrreeevvv dijo...

Me convenciste. Sabías que si nombrabas a Kraftwerk me convencías. :D

Marcel Celmar dijo...

Son buenos, aunque le falta un poco para el asombro.

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras