SIN PALABRAS

Diane Lane, la protagonista de Untraceable Al momento de escoger un filme, el espectador pone en juego una serie de variables. En esta elección hay gran cuota de intuición, una parte de esperanza y una ciega confianza que avala esta decisión. Muchas veces, esta apuesta sorprende por lo inesperado y otras, no hace más que confirmar un mal pálpito. Si alguien trazó un pronóstico para ver Untraceable, lo mejor es que evite la influencia de estas líneas.

Que hubiera sucedido si al siniestro Jigsaw (Saw, aka El juego del miedo) un alma caritativa le hubiera enseñado los secretos informáticos para controlar sin ser visto. Respuesta. El resultado sería Untraceable. Un filme carente de toda aspiración estética, cuya única ambición es empañar con sangre, la imperfecta visión de los adolescentes. La especulación que habita en cada fotograma es, si Saw (2004/5/6/7) estiró sus atrocidades a cuatro filmes consecutivos, pudo ganar plata y tiene miles de seguidores, porque no hacer uno que sin ser idéntico, al menos, resulte parecido.

De qué va. Un departamento del FBI que se dedica a detectar fraudes informáticos se enfrenta con un psicópata que opera a través de la web y es imposible detectar sus movimientos.

Al hueso. Pero no todo está perdido. La primer media hora ofrece cierto suspenso, Un horror que en lugar de asustar, diviertecombinado con algunas gotitas de intriga. Pero lo que se presentaba como un filme convencional aunque entretenido, se viene abajo y de los escombros, nace una parodia al género de horror, que no aporta nada original y encima se apropia, sin pedir permiso, de los recursos más convencionales.

Uno puede tolerar que en el filme se muestre un baño de sangre si a cambio, se le hace entrega de un argumento inteligente, con situaciones de tensión y dramatismo. Ahora, si la carnicería llega escoltada por las incoherencias más desopilantes, no hay justificativo que la salve del fuego. Como para entender esta burla al espectador, imaginemos que el maniático está acorralado en una habitación sin ventanas. Llega la policía y cuando abre la puerta, el cuarto está vacío. Uno supone que la fuga va a tener una explicación, pero no. Desapareció. Y sí, la pregunta que cualquiera se haría mientras bajan los títulos es ¿por qué la elegí? Vaya a saber.

En definitiva. Una verdadera pérdida de tiempo, ideal para ver en el cable, un viernes a la noche, mientras se prepara una cena romántica.
Score 3/10

TITULO: Untraceable Afiche de Untraceable
ORIGINAL: Sin rastro
ESTRENO: 24 de abril (en Argentina)
ORIGEN: EE.UU
AÑO: 2008
DURACION: 100 minutos
DIRECTOR: Gregory Hoblit
REPARTO: Diane Lane (Jennifer Marsh), Billy Burke (detective Eric Box), Colin Hanks (Griffin Dowd), Joseph Cross (Owen), Mary Beth Hurt (Stella), Daniel Liu (Tom Moy), Perla Haney-Jardine (Annie), Peter Lewis (Richard Brooks), Chris Cousins (David Williams), Brynn Baron (Sra. Miller)
GUION: Robert Fyvolent, Mark R. Brinker y Allison Burnett
MUSICA: Christopher Young
FOTOGRAFIA: Anastas Michos

SITIO OFICIAL
a categoría de película

Más comentarios





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin haberla visto estoy seguro que fuiste generoso con el 3. Igual la iría a ver. Por ella, claro. Se ha puesto tan veterana como yo, pero DL me encanta desde que ambos (ella y yo) tenemos 13años.
Galvao

Marcel Celmar dijo...

La verdad es que Diane Lane se conserva muy bien. A pesar de que se nota que los años le pasan.

josecb dijo...

Una excelente crítica, procuraré esconderme de este film. aún no tiene titulo en españa pero dad la tematica no me será dificil localizarla. tu forma de escribir es sumamente amena, te felicito

Anónimo dijo...

está pelicula esta bien buena, muestra la realidad, que se vivie en la red actualmente, hay mucha gente q opera en la red.. pero bueno, Ya entraron al sitio que anuncia en la pelicula???

http://www.killwithme.com/

está bien chilera...

http://locsoh.blogspot.com/

Publicar un comentario

Donde mueren las palabras