DESDE LAS SOMBRAS

Sin que nadie sepa su verdadero nombre ni conozca su apariencia, Banksy es un artista de guerrilla que va por las principales capitales dejando su marca en los espacios públicos o ingresando en los grandes museos (Tate Modern de Londres, el MOMA: Museo Metropolitano de Arte, el Museo de Brooklyn, el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York y el Museo Británico de Londres) para colgar obras de su autoría junto a los clásicos. ¿Quién es este tipo? ¿Un bromista que desgrana la medianera del sistema o un pillo que encontró la estrategia perfecta para llenarse de plata sin dar la cara?

Los jóvenes de toda Inglaterra lo consideran un héroe, las agencias de turismo ofrecen un tour por las calles donde están sus stencils, ya publicó tres libros (Banging your head against a brick wall – 2001, Existencilism – 2002 y Cut it Out - 2004) y se han escrito otros tantos sobre su obra y, aunque nadie conoce su verdadero rostro, hay afiches en las comisarías en donde se piden datos sobre su paradero. Pese cargar con varias ordenes de detención por fraude y atacar al sistema de control estatal y ridiculizar a la fuerza policial, él se define como un artista del graffiti.

Y aunque todos los días se presenta en Londres un impostor que dice ser Banksy, es muy poco lo que se sabe realmente de este personaje. Algunos medios, en tren de suposición, han especulado que su nombre podría ser Robert Banks o Robin Banks, pero este rumor podría haberse disparado a partir de una broma por la analogía fonética con "robbing banks" (robando bancos en inglés). El único que dice haberlo entrevistado fue un periodista del diario
Guardian Unlimited. Aunque la información que suministra es bastante vaga, lo describe como un hombre de unos 35 años, de cabello rubio y mediana estatura, con un acento oriundo de Bristol, ciudad al sur de Inglaterra.


Pero a diferencia de V, el subversivo enmascarado del cómic V for Vendetta, que realiza sabotajes en Londres sin más propósitos que el caos, Bansky no es un marginal que vive en un vagón oxidado y come de los tachos. Además de su obra callejera, trabaja para organizaciones como Greenpeace y aceptó encargos de Puma, MTV o el grupo Blur (diseño la cubierta de Think Tank - 2003), vende cuadros hasta por 25.000 libras en circuitos comerciales o en la galería de su agente, Steve Lazarides.

Lo increíble del caso es que hace unos meses atrás, en una subasta londinense, un individuo pagó más de 300.000 euros por un mural de Banksy en donde hay unos monos con un cartel que reza “ríete hoy que algún día estaremos a cargo”. Entre su clientela internacional se cuentan Brad Pitt y Angelina Jolie. En el año 2000 organizó su primera exposición, en un restaurante-barco llamado Severnshed. Después se mudó a Londres, ciudad que también llenó de dibujos y viajó a Los Ángeles, San Francisco, Barcelona, entre otras ciudades. Su fama y la cotización de sus trabajos fue en aumento. Aquellos visionarios locales que compraron en Severnshed obras por 100 euros, hoy se cotizan en 30.000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras