NINGUN SECRETO

Para conmemorar el centenario del escritor Ian Fleming, formador del personaje de James Bond, los festejos previstos incluyen la publicación de una nueva novela del agente más ganador de la pantalla. Pero no se trata de un material que apareció repentinamente en un cajón con llaves o un boceto sin final. La trampa es más sutil aunque menos engañosa que en otras ocasiones.

Porque en realidad, los herederos, que no se durmieron sobre la alfombra roja y piensan prolongar los beneficios hasta remotas generaciones, encargaron al novelista británico Sebastian Faulks, la decimoquinta entrega de la saga. Para revivir a Bond, el requisito que se le impuso a Faulks fue que debía imitar el estilo de Fleming. Pese al hermetismo que rodea a este proyecto, que verá la luz en los próximos días, se sabe que el título será Devil May Care y los acontecimientos se sitúa en plena Guerra Fría, en 1967, y conducirán al intrépido agente por París, Londres y Oriente Medio.


Las aventuras iniciadas por Fleming comprenden catorce novelas y nueve cuentos, escritos entre 1952 y 1964, fecha de su muerte. La última fue Octopussy, publicada en 1966 en forma póstuma. Todos, incluso los relatos breves, fueron llevados al cine. Algunos son fieles adaptaciones y otras no tanto.
Colección de estampillas con las tapas de las novelas y cuentos de Fleming


Como para no perder el control de la marca Bond, los descendiente de Fleming solicitaron a otros escritores que continuaran la tradición del agente británico. El primero en probar suerte fue Kingsley Amis, quien cuatro años después del fallecimiento de su creador, continuó con una nueva novela. En 1973, John Pearson firmó la Biografía Autorizada de 007, narrada en primera persona. Aunque sin dudas, el que más se entusiasmo con Bond fue John Gardner, quien entre 1981 a 1995 escribió catorce novelas.

El intento más recientemente, estuvo a cargo de Charlie Higson,
silueta del Bond interpretado por Sean Conneryquien desde el 2005 encontró un nuevo perfil para Bond: las épocas de su juventud. La serie genéricamente llamada Young Bond, narra los años en los que Bond era un simple estudiante de liceo. Además de alcanzar muy escasa repercusión, ninguna de estas novelas fue tomada en cuenta para producir los filmes siguientes. Las últimas películas se basaron en guiones originales para cine tomando algunos elementos de las novelas y cuentos de autor original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras