EL EXPERIMENTO

Si bien los teléfonos celulares y los hornos microondas operan en la misma radiofrecuencia y emiten radiaciones electromagnéticas, la diferencia entre estos “equipos primos” radica en la amplitud de la onda. Mientras las terminales trabajan con una potencia de entre 15W y 50W (Watt por kilogramo de masa), un microondas opera entre los 950W y los 1250W. Lo cierto es que se han escrito infinidad de artículos sobre las nefastas consecuencias que estos aparatos ocasionan a la salud de las personas. Pero que ocurriría si alguien intentara someter un móvil a las ondas electromagnéticas del horno, por un período inferior a los 20 segundos. La respuesta del interrogante a continuación.



[No recomendable para practicar en una casa]
Aclaración Legal, Ley 19.1212 -Orden JUS/5548/2006

2 comentarios:

Planocenital dijo...

Muy bueno!
Dejo mis saludos y les cuento que es siempre interesante visitar el blog.
Hernán.

Rapote dijo...

¡A la pelotita!

;) Rapote

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras