LA GRAN COMILONA




Algunos ven en La última cena, el secreto ancestral del cristianismo, para otros, sólo un mural de época con más belleza que simbolismo. Lo cierto es que esta pintura encargada por Ludovico el Moro para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, en Milán, es considerada la obra máxima de Leonardo Da Vinci. La misma, fue concebida entre los años 1495 y 1497. Desde entonces, miles de interpretaciones y miradas han intentado decir lo que las figuras aun callan.

Desde la compadrada de Dan Brown y su Cristo mediático, hasta el sadismo insaciable de Gibson (The Passion of the Christ - 2004) o la fina ironía de Stacy Title (The Last Super – 1995), el cine se apropió de esa idea de banquete en donde siempre se traiciona una amistad o es el preámbulo para un largo viaje. Ladys & Gentelment, la modernización de un significado o la profanación de un significante. Como Vd. gusten.

1 comentario:

olbap dijo...

... a falta de una buena idea...

Publicar un comentario

Donde mueren las palabras