OPERA DE PLASTICO



Para demostrar lo wuanaco que somos, clavamos una versión reduxe de La Traviata (hoy sin queso) del gran Giusseppe Verdi. La original estaba basada en"La Dame aux Camélias", de Alexandre Dumas (h.) pero a esta en dibujitos, todavía no le encontramos la vuelta. Esos sí, los bichitos de plastilina, una maza.

El argumento de la posta, trata sobre la libertina cortesana Violetta Valery, quien queda derretida por el burguesito de Alfredo Germont, a quien la conoce en una partusa que organiza la naifa. Pero al viejo de Alfredo no le cierra este fato y le dice a la minita que por el bien de su hijo se tome el palo. Como para demostrar que ella le quiere locamente, se manda a mudar y le deja una carta en la que demuestra que además psicópata también le bailan algunas cuerdas.

El tipo se pone de la nuca y atacado por los celos bardea mal a la tilinga. El viejo, que a la final no era tan garca le cuenta el arreglo que hizo en secreto. El Alfredo no lo puede creer y va corriendo a pedirle disculpas. Pero ya es demasiado tarde. La gorda yace
tirada en un catre sudoroso, muy enferma y pese al mal aliento, el noble boludo la completa de besos. Igual, Violetta se caga muriendo y todos lloran. Hasta el viejo garca. Telón. Y a la mierda.


Aplaudan!!!, vestias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras