ARTURITO

Aquellos que se bloquearon con la apariencia de los superseñores (El fin de la infancia - 1953), todos los que circularon por los páramos de Diaspar (La ciudad y las estrellas - 1956) y los que se avivaron que la película de Stanley Kubrick (2001: Una odisea espacial - 1968) era pasto para giles, te dan las gracias.
La ciencia ficción no te olvida. Las estrellas, tampoco.

Sir Arthur Charles Clarke (1917-2008)

2 comentarios:

C.E dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
C.E dijo...

Nah te creo que se murió....El fin de la infancia es una GRAN novela del género. Así que RIP

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras