DE SEGUNDA SELECCION

Una selección de filmes clase BEl cine de clase B conoció su esplendor a mediados de los sesenta. Surgió como una alternativa a las producciones de los grandes estudios y se caracterizó por un bajo presupuesto, algunos brotes de sexo, un argumento improvisado, toda sangre y acción. Los actores eran prácticamente desconocidos o en plena caída y apenas podían hablar sin mirar a cámara. Entre los directores que mayor impulso le dieron al género se cuenta Tinto Brass, Russ Meyer, William Castle, Roger Corman, Jess Franco, Lloyd Kaufman, Harry Kerwin y John Waters. Las películas que hoy son motivo de culto en todo el mundo, eran proyectadas en forma continuada en viejos teatros de barrio.

El fenómeno de las Grindhouses tuvo lugar en los Estados Unidos y parte de su éxito se debió a que se exhibían varios estrenos al precio de uno y las funciones se extendían hasta la madrugada. Los títulos podían ser de una temática similar o incluir un combo de extraterrestres, erotismo y violencia. Debido a un exceso de exposición, era común que la cinta se cortara en mitad de la proyección, que tuviera varias escenas amputadas, la pantalla se llenara de ralladuras o se quedaran sin sonido.

Homenaje de Quentin Tarantino y Robert Rodríguez al género GrindhouseLas Grindhouses heredaron los espacios que en la década del 50 se conocía como Movie Palace, enormes teatros con butacas aterciopeladas, techos ornamentados y marquesinas iluminadas. Pero cuando los filmes de bajos presupuestos llegaron a estas salas -diez años después- la decoración y su estilo manierista, resultaban tan decadentes como los títulos que se promocionaban. El ocaso de los filme de doble programación llegó en los 80’, con el advenimiento de los videoclubes.

Hace poco, Quentin Tarantino y su alter ego Robert Rodríguez, realizaron un homenaje a las
Grindhouses, con un filme doble llamado Death Proof y Planet Terror. Para rescatar esta veta cinéfila, hay festivales exclusivos de esta temática. Y hay otros, como el SXSW film festival's (South by Southwest) que incorporó a su grilla la categoría Grindhouses. El requisito para participar fue crear un trailer falso de un filme barato. Entre los miembros del jurado estaba Robert Rodríguez y uno de los cortos seleccionados resultó ser Maiden Of Death de Thai M. Tran (más abajo).


1 comentario:

Señor Insustancial dijo...

¿De verdad que quieres meter death race 2000 de Corman entre las películas de este estilo? ¡Pero si es bueníiiisima!

Gran blog, me lo apunto,

Un saludo,
Señor insustancial
mividainsustancial.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras