EN PLENO ASCENSO

Para convertirse en una celebridad, mal que le pese a Lee Strasberg y Constantin Stanislavsky, se requiere algo más que concentración y talento para componer personajes. Tampoco vamos a creer el cuento de que una cara bonita compensa cualquier torpeza escénica. Está más que demostrado que para forjar una carrera exitosa no hace falta belleza ni aptitud física. Uno de los puntos clave para obtener el rótulo de "actor serio" está en la correcta elección de los papeles y que el filme haya logrado impactar en la taquilla. A continuación, seis intérpretes que vienen haciendo buena letra y están en ascenso. Abran cancha señores.

Con la misma antipatía de Chuck ConnorsMICHAEL SHANNON.Es una suerte de Christopher Walken versión 2.0. Rostro congelado, escasez de gestos y mirada de guillotina. Con muy bajo perfil y una sobriedad que seca las plantas. Desde hace 15 años que ronda la pantalla grande y logró apenas un par de protagónicos. Ideal para componer a esos tipos rectos que no regala nada pero tampoco se llevan lo que no le corresponde.

Brilló en: Bug (2006) donde interpreta a un paranoico total, junto a Ashley Judd.
Y además: Hechizo de tiempo (1993), Pearl Harbor (2001), El hombre del bosque (2004) y Shotgun Stories (2007).

belleza sin excesosMARISA TOMEI. O labios con pucherito, arrancó en las Sitcom (Situation comedy) hace 25 años y con todas las fichas en su espalda se largó a la comedia hollywoodense. Por esas infamias del destino sólo accedió a papeles secundarios. Apostó al cine independiente y como nunca dudó en mostrar sus tetitas, se le fueron abriendo algunas propuestas. Con cierta fragancia a Lucille Désirée Ball.

Brilló en: Antes que el diablo sepa que has muerto (2007), donde hace de Gina Hanson, una chica ligada a dos hermanos (Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawke)
Y además: Chaplin (1992), Welcome to Sarajevo (1997), Lo que ellas quieren (2000), Alfie (2004), War, Inc. (2008).

Un buen chicoJAMES MCAVOY. La joven promesa de escocia se destaca por su sinceridad emocional y su condición para el drama. Su postura de varón honorable y cierta actitud bíblica, lo emparentan con el fallecido Charlton Heston. Rinde de perlas en filmes románticos o donde haya conflictos de pareja.

Brilló en: El último rey de Escocia (2006), donde interpreta a un médico escoses que viaja a Uganda y conoce a Idi Amin (Forest Whitaker).
Y además: Las crónicas de Narnia (2005), Penélope (2006), Deseo y expiación (2007), Se busca(2008).

Camino a ser una divaANNE HATHAWAY. Apareció hace ocho años con la afanosa convicción de permanecer. Y acaso el secreto de su remontada esté en ese rostro que apenas con mirarlo se vuelve familiar y es imposible olvidarlo. Con grandes aptitudes para la comedia, va en camino de convertirse en una diva. Cierta picardía en su mirar y una sensualidad que no llega a ser ofensiva, traen a la memoria a Audrey Hepburn.

Brilló en: El diablo viste a la moda (2006) como la asistente incondicional de Miranda Priestly (Meryl Streep).
Y además: Diario de la princesa I y II, Brokeback Mountain (2005), La joven Jane Austen (2007), Súper Agente 86 (2008).

representa al arquetipo del actor galoROMAIN DURIS. El actor francés con mejor proyección internacional, con un rostro de hormigón y mandíbula con mordida de cetáceo. Fue descubierto en la calle por un busca talento que necesitaba un desconocido para protagonizar Le Péril Jeune, una producción televisiva, dirigida por Cédric Klapisch, que lo adoptó como su actor fetiche. En la frecuencia de tipo recio, iniciada por Jean-Paul Belmondo.

Brilló en: El latido de mi corazón (2005), donde hace de Thomas Seyr, un matón inmobiliario que por las noches toma clases de piano.
Y además: El divorcio (2003), Arsène Lupin (2004), En París (2006), Molière (2007), París (2008).

Una joven no tan desconocidaELLEN PAGE. La joven canadiense arrancó con la actuación a los doce años y desde entonces se instaló como la eterna adolescente. El rol de muchacha conflictuada le calza como arito en la oreja. Tiene pasta para el drama aunque también se deja tentar por la facilidad de la comedia. Su cabello siempre rebajado y ese rostro sin nubes de furia, la sitúan en la órbita de Julie Andrews.

Brilló en: Hard Candy (2005) donde representa a una adolescente víctima de un abusador.
Y además: X-Men: La batalla final (2006), The Tracey Fragments (2007), An American Crime (2007), La joven vida de Juno (2007).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Donde mueren las palabras