TODO CAMBIA

Cuando aquel impulso adolescente del que habló Kurt Donald Cobain se extingue, ¿la tragedia es la única ruta de escape o se puede optar por una lenta madurez? Tratando de responder a estos y otros interrogantes, Beck aparece con Modern Guilt, un disco que constituye la antítesis de Mellow Gold (1994), en donde ser un “loser” era motivo de orgullo. Letras metafísicas que hablan sobre castigos y conspiraciones, climas anochecidos, la colaboración de Cat Power y para adoquinar aquel subsuelo, la co-producción de Danger Mouse.

La crisis hormonal que hoy se manifiesta en su décimo trabajo empezó a gestarse en 2002, cuando en Sea Change dejó de mirar de adentro hacia afuera para convertirse en un buzo de sus emociones. Pero cuando tres años más tarde se presentó con Güero, escoltado por los Dust Brothers y sus lucecitas multicolores, se pensó que había sido una falsa alarma. Lo cierto es que 33 minutos de sonidos acompasados repartidos en 10 canciones, le alcanzan para demostrar que todo cambia.

Y si es verdad que un disco empieza por la tapa y no desde los parlantes, este es un perfecto ejemplo de armonía. Los cinco primeros temas no tienen desperdicio, por la mitad empieza a perder altura y vuelve a recuperar rigor casi al final. El primer tema es Orphans y la voz taciturna de Chan Marshall marca un medio tempo de fondo que le otorga la cuota necesaria de luto. El corte de difusión es Chemtrails, en donde sostiene que la estela que dejan los jet en el aire es una suerte de spray fabricado por el gobierno con oscuros propósitos. En el coro se pregunta "¿Tantas personas, donde van?" (So many people, where do they go?) y la respuesta parece ser que todos terminan en un mismo lugar.

El track más logrado es aquel que da título a la placa, donde una base simple pero sólida recuerda al People are Strange de los Doors. En Walls el pesimismo de Marshall se pega a una letra que reza: "Hay días en que estamos peor de lo que puedes imaginarte y cómo se supone que viva con eso" (Some days, we're worse than you can imagine/And how am I supposed to live with that?).
Y qué se puede hacer ante tanta sinceridad.

1 comentario:

Palbo dijo...

Aborrezco a los spammers.

Publicar un comentario

Donde mueren las palabras